Apura el café con gesto contrariado. Sabe lo que ha venido a hacer, y cree, saber cómo hacerlo.

Su expresión es extraña, le siento intranquila, no me aguanta la mira, no sonríe, me atrevería a decir que, incluso, no huele como ayer cuándo salió de mi cama. Levanta la mirada y me dice:

¿cómo puedes vivir así?

Mis defensas saltan, se referirá al mensaje que no contesté, a la luz parpadeante de mi móvil que muestran la insistencia de la chica del café, será que no le dejé dormir junto a mi y se fue a dormir junto a él…

¿A qué te refieres?

Tío no sé cómo puedes vivir así, sin pensar en mañana, en un trabajo fijo, en una relación estable, en una casa, en una ciudad, en un atardecer junto a la misma persona que amaneciste ayer. ¿Cómo puedes vivir así, sin saber qué pasará mañana, sin saber dónde estarás ni con quién. No te da miedo no saber qué va a pasar? ¿No aprieta sobre ti esa incertidumbre que sólo tú pareces no ver?

Suspiro y sonrío. Noto cómo su rostro se endurece mientras mi cerebro ordena el mismo argumento que di a otra cara, otro pelo, otro olor y otro color de piel…

Dime, ¿sabes qué va a pasar mañana? Hazme un esquema de tu día con sus horas y sus qué haceres.

Claro, me levantaré pronto y saldré a correr. Cuando llegue él estará en la ducha y al salir me dirá: ¿qué tal cariño, cómo ha ido hoy? Me besará y se cambiará. Desayunaré tostadas y café. Me vestiré y encararé la boca del metro que cogí ayer. Al llegar al trabajo abriré el mail. Me centraré en la pestaña de lo pendiente que dejé ayer. Comeré con mis compañeros y charlaremos de lo que está mal y está bien. Volveré a casa. Él no llegará hasta tarde. Le esperaré, haremos la cena y veremos la serie que dejamos por acabar ayer.

Perfecto, esa es tu estabilidad. ¿Crees que no se puede romper? No, por lo menos no estará tan rota como la tuya nunca.

Bien, y si tu novio se entera que ayer no llegaste tarde porque estabas entrenando sino porque estabas follando conmigo. Y si al llegar al trabajo, ese mismo trabajo en el que sabes que sobran 1000 personas, te informan que van a prescindir de ti. Y si al llegar temprano a casa porque te han despedido encuentras a tu novio con otra como tú hiciste ayer…

Tu estabilidad no es más estable que la mía. Tu estabilidad no es estable, tu estabilidad no es tuya, sí lo es la mía.

*Voy a escribir 30 post este mes porque me apetece escribir y para demostrar que la creatividad es un hábito. Esto lo trato en mi libro. VER EL LIBRO AQUÍ

Pinchando aquí verás todos los post de este mes: VER POST

Pinchando aquí verás TODO lo que he escrito para MUEREVACIO.

Seguimos!

Pepe Martín

Pepe Martín

Culo inquieto por naturaleza. Amante del vivir, del deporte y de hacer cosas. No tengo mucha idea de nada pero aprendo a hacer de todo. Tengo tantos objetivos por cumplir que me faltan vidas para conseguirlos. Todo lo que necesitas saber de mi lo tienes en la Bio en el menú!!!!